Archivo de la categoría: personal

Humanizar el Social Media

Personas. Eso somos. Parece un concepto demasiado obvio como para empezar una entrada del blog, pero si nos paramos a pensarlo… ¿de verdad actuamos, siendo Community Manager o en el mundo del Social Media, como personas? Y lo más importante: ¿Tratamos a la gente como personas?

 

alvaro-playa-almeria-2

 

Números, números, números

Tantos seguidores tienes, tanto vales. Un concepto que las redes sociales han implantado sustituyendo al tradicional “tanto tienes, tanto vales”. O más bien, actualizándolo. Y hay que desterrar de una vez eso. No es tan importante un número como la persona que está detrás. Un número solo es un número. Puedes tener cientos de miles de BOTs en Twitter haciéndote sumar una cifra astronómica de seguidores, ¿pero de qué te servirá a la hora de vender tu marca? ¿Esos BOTs van a utilizar tus servicios? ¿Les vas a aportar algo? ¿Te van a aportar algo? Al final, será lo mismo que si le hablaras a una pared. Como decía Abraham Lincoln, “Puedes engañar a todo el mundo algún tiempo. Puedes engañar a algunos todo el tiempo. Pero no puedes engañar a todo el mundo todo el tiempo”. Caerá por su propio peso. No sirve de nada un número, es mero maquillaje.

Sin embargo, conocer a la persona tras el número, saber que es el seguidor o cliente adecuado para tu marca, el potencial usuario de tus servicios, eso no tiene precio. Y eso tienes que ganártelo con empatía, con su confianza. No es un reto mayúsculo, solo se trata de poner un poco de atención por tu parte, de querer ponerla. Eso requiere esfuerzo, evidentemente… ¿pero el qué no requiere esfuerzo en la vida para lograr algo? La otra opción es que te toque la lotería pero, sinceramente y siento desilusionaros, no es muy probable.

charla

Contacto con tacto

Vale que el título sea un juego de palabras muy malo, pero resume lo que la gente busca detrás de una marca: Una persona real que le solucione un problema. Cierto, a veces son muchas las personas, a veces muy repetidas las mismas preguntas y la tendencia a la automatización en la respuesta es inevitable. Pero hay que pararse a pensar: “Si yo fuera el cliente, ¿qué buscaría al entrar en contacto con una marca?”. Cercanía, atención personalizada, gente que entienda mi problema y que trate de solucionármelo a mí en particular.

No es nada descabellado, tan solo se trata de buscar un término medio entre la atención real al cliente y el tiempo invertido en ello. No es para volverse loco, solo prestar un mínimo de atención. Tampoco se nos pide tanto y, a cambio, ofreceremos mucho. De hecho, solo así, ya nos desmarcaremos del 90% de la competencia.

gente

Formar parte del seguidor

Sacar al usuario de la alienación colectiva es un valor al alza. La gente está buscando su propia voz, e internet se la da. Sentir que tu marca forma parte de su propia voz es algo fundamental para buscar nuevas vías de comunicación con el seguidor o cliente. La marca que se sustenta en su posición de dominio, distante del seguidor, será una entre tantas. La que forme parte de él, será única. La gente no es tonta, sabe lo que está forzadamente estudiado y donde hay naturalidad. Esto no quiere decir que no se estudie al cliente, es básico para encontrar el tipo de usuario concreto que se busca, al que verdaderamente le interese lo que ofreces, pero eso no quita que tu parte de persona esté ahí, que tu corazoncito lata un poco y no seas un robot sin sentimientos que teclea de 8:00 h. a 14:00 h. y se vaya a casa.

Todo eso se percibe. Incluso el que se esfuerza por parecer cercano como una estrategia hueca de marketing online (y vuelvo a la frase de Lincoln) podrá engañar a unos cuantos, pero se estará restringiendo a otros muchos que le mirarán con recelo, porque no deja de ser una máscara demasiado evidente. Yo no soy partidario de tratar al seguidor como a un estúpido, eso lo tengo claro.

¿Cómo se consigue formar parte del seguidor? No hay recetas mágicas, pero algo imprescindible es saber de lo que hablas. Es decir: Estudiar muy bien lo que ofrece tu marca, para poder apasionarte por ella. Si eres una persona curiosa, incluso el tema más insulso serás capaz de encontrarle su fuerza. Te la darán los propios usuarios con sus preguntas. Investiga, aprende, hazlo tuyo. Una vez que domines el tema y te intereses por él, la comunicación será más fluida. Estarás en la posición ideal para ser el portavoz de tu marca y a la vez, formar parte de tu comunidad de seguidores. Por tanto, de entenderles.

Luego, con evitar los formalismos excesivos sin llegar nunca al colegueo (sentido común y equilibrio, imprescindible en cualquier acción en Social Media) siempre que se requiera, agradable, abierto a las preguntas y a los planteamientos de la gente, tendrás una marca que empatice con el cliente. Y eso sí que no tiene precio.

Robots no, gracias.

Escrito por Álvaro López @alvarolopez0101

—Estudié Community Management en AulaCM

Autor del blog Generación GHIBLI

¡Escríbeme! alvarolm85@gmail.com

Anuncios

Audiovisuales y redes sociales, ¿combinación ganadora?

Uno nunca sabe a lo que va a terminar dedicándose, algunos incluso no sabrían decir si tienen vocación, lo cual no es ni bueno ni malo, solo que cada persona desarrolla sus propios intereses de diferentes formas. En mi caso siempre, desde pequeño, me interesó el mundo audiovisual y, más concretamente, la comunicación y los diferentes modos en que los mensajes llegaban a la gente. Recuerdo que con apenas 11 ó 12 años ya me interesaba consultar y analizar las audiencias televisivas, un interés que fui alimentando cada día y que de forma natural me hizo aprender mucho sobre los gustos de la gente y sus tendencias a lo largo del tiempo. En mi adolescencia, nombres como Sofres AM, EGM, el share, el rating, la audimetría, las franjas horarias, el prime-time, el late night, el minuto de oro, el box office y demás terminología sobre empresas y mediciones de audiencia o taquilla eran habituales.

Cuando eso te acompaña en tu vida y se prolonga durante tantos años, un poco de forma inconsciente cuando eres más pequeño, pero más consciente según pasa el tiempo y profundizas en ello, se vuelve algo aprendido pero instintivo, se desarrolla una intuición basada en la experiencia que te acerca mucho a lo que puede gustar a la gente y a lo que no. Precisamente porque a lo largo de los años ya has visto muchas veces qué cosas han funcionado y en qué tipo de personas, en qué momento concreto y, a veces, hasta por qué lo ha hecho.

Nadie te da un título por saber eso aprendido de una forma que no deja de ser una afición (rara, pero afición al fin y al cabo), pero es un bagaje y un conocimiento que ya llevas contigo.

Yo siempre enfoqué esa vocación a lo que más relación tenía: El mundo audiovisual. Y me gustaba, porque si además mi otra gran pasión es imaginar y escribir historias, pues probablemente mi vocación definitiva era ser guionista (es decir, ser un muerto de hambre xD). Sin embargo al entrar a estudiar en el mundo audiovisual y encontrarme con los entresijos de la profesión, me dí cuenta que no era tanto lo mío. Es decir, el estar enfocado a ser un técnico no era precisamente mi idea de estar en el mundo audiovisual. No restaré ningún mérito al arte que tiene el manejar una cámara o hacer el montaje de una película, pero todo requería una parte técnica que me hastiaba y me producía una sensación poco gratificante y algo incómoda. Pese a ser mi vocación de siempre, no notaba que era realmente lo que quería hacer en un futuro, aunque sí es cierto que había muchas cosas que me seguían fascinando de ese mundo.

Con mi blog, Generación GHIBLI, me empecé a dar cuenta de que internet y las redes sociales en particular, me ofrecían una variante sorprendentemente interesante respecto a lo que siempre me había gustado. Ya expliqué que inicialmente mi falta de experiencia en el manejo de un blog con redes sociales derivó en la idea de aplicar mis conocimientos de audiovisuales y todo ese bagaje vital aprendido sobre análisis de audiencias, y la verdad es que funcionó muy bien.

Por eso pienso mucho en la gran relación que mantiene el mundo audiovisual, especialmente el televisivo, con las redes sociales y que no veo tan explotada como quizás debería. Hay mucho de lo que tirar en ese sentido, y sobre lo que reflexionar a la hora de utilizar técnicas de marketing en Social Media.

La relación del lenguaje audiovisual, el conocimiento del público en forma de datos de audiencia y la creatividad de la ficción aplicada a las redes sociales y al Social Media es, muy probablemente, una combinación ganadora que puede dar muchas alegrías a quien la ponga en práctica con conocimiento y acierto. Yo no creo que sea el que más sabe sobre esto, ni mucho menos, pero humildemente siempre creí que era una buena opción.  A veces lo apliqué con torpeza, otras con más acierto, pero siempre lo he tenido presente como el formato adecuado para hacer funcionar la retroalimentación del blog con sus redes sociales (en mi caso, Twitter y Facebook, aunque tanteando nuevas opciones siempre). Y evidentemente lo hice porque me dí cuenta de que funcionaba, y quizás es una fórmula mejorable, pero a tener en cuenta.

 

Álvaro López. Estudiando Community Management en Aula CM

@alvarolopez0101

¡Escríbeme! alvarolm85@gmail.com


Un mundo por descubrir

Desde que terminé de estudiar comunicación audiovisual sin encontrar ninguna salida laboral factible, estuve mucho tiempo pensando en un futuro para mí. Teniendo en cuenta que era algo vocacional y que desde siempre me había interesado el mundo del cine y la televisión, la comunicación en general, se me hacía difícil buscar un nuevo rumbo que cambiara las tornas de lo que siempre me había marcado como objetivo y que por diferentes circunstancias no se daba la posibilidad.

 

Casi por casualidad me convertí en una especie de Community Manager de mi propio blog e intenté aplicar conocimientos de audiovisuales y cierta estrategia de marketing poco domesticada adaptada de mis propias experiencias e interés de siempre por temas de comunicación, sin mucha seguridad de que eso pudiera funcionar o fuera aplicable. En cualquier caso puse mucho sentido común y lógicas aplastantes, me fijé bien en lo que hacían los que sabían y sobre todo, en las malas decisiones y errores manifiestos de otros, para no cometerlos.

Al final mi estrategia era tan simple como una combinación de afición y entusiasmo por el tema sobre el que escribía, y una forma de comunicación social fiel a los aciertos y errores que había aprendido desde siempre. Y salió bien.

 

De apenas 2500 seguidores en Twitter y 1500 en Facebook en diciembre a los casi 5000 y más de 11000 actuales respectivamente, en tan solo 6 meses. Daba para pensar en que algo se estaba haciendo bien

 

Es entonces cuando, animado por otras personas a las que le llamaba la atención el buen funcionamiento social de un blog sobre un tema muy reducido y surgido de la nada, me decían que quizás podía encajar bien como futura salida en el tema de las redes sociales y el Community Mangement. No estaba muy convencido, busqué mucha información, alguna bastante desalentadora como la poca consideración que se le tiene actualmente como trabajo y sus sueldos irrisorios, y otras más interesantes como el auge que está viviendo el tema y un futuro esperanzador, especialmente en un país que tiende a la depresión continua como es el nuestro.

Entonces cuando me encontré con la web de Aula CM, tras muchas búsquedas de algo adecuado para mí. Me pareció interesante lo que vi y no lo dudé demasiado. Era el momento y la oportunidad. Y me convenció lo suficiente como para no dudar.

 

Es mucho más complejo… xD

 

El primer día en Aula CM se disipó cualquier mínima duda que pudiera tener, primero viendo el ambiente y los compañeros, y luego ya metido en materia con el ordenador y la clase, aprendiendo de cada palabra de Bruno y Fernando, los profesores y profesionales del sector, así como de los propios compañeros, cada uno con sus experiencias y sus motivaciones para estar ahí y querer saber más. La verdad es que me sorprendió gratamente.

Tanto el primer día como el segundo, me fui dando cuenta de que el Community Management en el fondo es algo que tiene mucha relación con mis intereses, es una especie de combinación entre la búsqueda de herramientas y estrategias muy similares a las utilizadas en el mundo audiovisual, y una fuente de conocimiento para la comunicación social por internet como la que llevo yo en mi blog.

 

Y algo que destaco sobre todo de los primeros días es que siempre, siempre, siempre se aprende. Y eso es algo que no suele pasar, o no siempre tienes esa sensación cuando te metes de lleno a estudiar algo o a interesarte por un posible futuro profesional que se aparta de lo que esperabas. Así que muy feliz de lo conocido hasta ahora y con ganas de conocer más, y ver hacia donde me lleva este camino que he descubierto que me interesa más de lo que creía.

 

¡A seguir! :-)

 

Álvaro López


El Blog de José Facchin

Hablamos sobre técnicas de Blogging, SEO, Marketing Online, Social Media, Marketing de contenidos y eCommerce.

Sonia Cea Quintana

Realismo para soñadores

Estrella Criado

Documentalista, apasionada de las redes sociales y aspirante a Community Manager. Búsqueda activa de trabajo.

Andrea Magnelli

Community Manager en Construcción

Enlaza2 Comunicación

Comunicación On y Off line, Web 2.0, Marketing Online, Social Media, Diseño Gráfico y Web

Madera de Bloggera

Rincón del principiante Community Manager

Chic&Roll

The greatest WordPress.com site in all the land!

Como ser CM y no morir en el intento

Pasión por el universo social media

GRUñidos

El punto de vista de una Groupie semi-profesional sobre la Música y todo aquello que tenga que ver...

Jose Casabella

Comunity Manager

En busca de la diferencia

Jugando a ser Community Manager. Raquel López

adrianamballesteros

Community Manager en ciernes, deseando compartir y aprender sobre social media. Amante del arte y aficionada a la fotografía, el yoga y la escalada.

vivotrini

Sociales al cuadrado. Redes y Trabajo Social

Descubriendo a un Community Manager en ti

Si crees que es posible lo lograrás...

mediakaty

Noticias sobre comunicación